Fertilizar

SEGURIDAD EN EL CAMPO

 
 
El laboratorio de genética aplicada de la Sociedad Rural Argentina (SRA) ayudó con el esclarecimiento de casos de abigeatos a través del análisis del ADN de los animales. En 2011, el laboratorio detectó la carneada ilícita de un novillo en un campo del Partido de General Las Heras, provincia de Buenos Aires. Fue la patrulla rural de la zona, por intermedio del comité de seguridad rural, y se comparó el ADN de la carne encontrada en el freezer de un puesto vecino del campo robado y a la oreja hallada en el predio que había sufrido el abigeato.
 
El laboratorio de genética aplicada de la Sociedad Rural Argentina (SRA) ayudó con el esclarecimiento de casos de abigeatos a través del análisis del ADN de los animales. En 2011, el laboratorio detectó la carneada ilícita de un novillo en un campo del Partido de General Las Heras, provincia de Buenos Aires. Fue la patrulla rural de la zona, por intermedio del comité de seguridad rural, y se comparó el ADN de la carne encontrada en el freezer de un puesto vecino del campo robado y a la oreja hallada en el predio que había sufrido el abigeato.
La subjefa del laboratorio de la SRA, Marcela Martínez, explicó que "éste es un trabajo mucho más complejo que el que realizamos diariamente, porque hay que hacerlo con el máximo cuidado y, aunque en genética animal no se hable de grado de certeza, aspiramos a que el resultado sea lo más exacto posible." Martínez agregó que "siempre se pide que envíen la oreja del animal porque de allí es más fácil extraer su ADN y tomar una gran cantidad de marcadores para acercarnos al perfil que buscamos".
El director de la SRA, Abel Guerrieri, dijo que "hace tiempo el comité de seguridad rural le ofreció al Ministerio del Interior los servicios del laboratorio de la SRA para los casos de abigeato y esperamos en poco tiempo firmar un convenio con el Ministerio de Seguridad Bonaerense por este tema".
En 2012, el laboratorio de la entidad rural resolvió otro caso de abigeato, de un ciervo de un coto de caza en la provincia de La Pampa al que le cortaron la cabeza.
La fiscalía de la oficina del Ministerio Público de La Pampa solicitó el peritaje y en siete días se concluyó que las muestras de la cabeza del ciervo secuestradas en una camioneta presentaban el mismo perfil de ADN que las muestras obtenidas del cuerpo del animal que quedó en el campo..
Fuente diario La Nacio 121212

 
< VOLVER