Fertilizar

Quelato de hierro “Un trueno verde sobre el jardín”

 
 
El hierro es un elemento esencial para los cultivos. Esto es, las plantas no pueden realizar su ciclo vital en su ausencia, ya que está involucrado en la síntesis de clorofilas y participa en un buen número de sistemas enzimáticos importantes para el metabolismo de las plantas.
 
Su deficiencia se denomina clorosis férrica y se caracteriza, de forma visual, por un amarillamiento internerval de sus hojas jóvenes.  Como consecuencia de la clorosis férrica las plantas se desarrollan peor, teniendo menor vigor y una menor producción. 
 
Teniendo en cuenta la importancia que tiene un “verde intenso” en los jardines y plantas ornamentales es necesario conocer los mecanismos que influyen sobre el proceso de absorción del hierro
  
            • Solubilización de las formas de hierro presentes en los suelos, por lo general muy insolubles, tanto más cuanto más elevado es el PH del suelo.
 
            • Transporte del hierro soluble hacia las raíces: Este transporte viene ralentizado por las bajas concentraciones de Fe y por las retenciones que este elemento sufre sobre los distintos materiales edáficos.
 
            • Absorcion del hierro por las raíces jóvenes de las plantas. Este proceso está muy influenciado por el ph y la presencia de Ca y Mg del suelo. De manera general las plantas son capaces de reducir el Fe(III) en la superficie de la raíz y formar Fe (II) que es la especie química que las plantas pueden tomar. Existen especies denominadas eficientes o resistentes con un mecanismo de absorción mucho más eficaz que las variedades suceptibles.
 
            • Transporte hacia la parte aérea de la planta y su posterior distribución también impedido por elevados contenidos de bicarbonatos en el suelo. En presencia de bicarbonato o de altos contenidos de  nitrato, el Fe se inmobilizaría en la planta, de manera similar a la del suelo. Por lo tanto el mecanismo de entrada en la célula estaría impedido. En estos casos el hierro total puede ser elevado ( incluso más que en hojas verdes) pero la planta sufriría clorosis. Es lo que algunos denominan “paradoja del hierro”.
 
Por lo tanto la clorosis férrica no es consecuencia de la falta de hierro en el suelo, donde es un elemento abundante, sino por su baja movilidad. Los factores que inciden en esta baja movilidad son los elevados ph y presencia de bicarbonatos
 
Algunas soluciones a la clorosis férrica son las siguientes:
 
           • Genetica: selección de variedaes resistentes que sean capaces por si mismas de extraer el abundante hierro presente en el suelo, pero los procesos de selección son lentos, y a veces las variedades resistentes presentan otros inconvenientes.
 
           • Mejora de las condiciones del suelo para que se facilite el transporte de hierro
 
           • Mejor manejo de suelos y cultivos: Cualquier técnica que favorezca la aireación permitirá que se desarrollen mejor las raíces jóvenes. La adición de materia orgánica estabilizada , a la vez que mejora la estructura del suelo puede acomplejar Fe. El uso de acidificantes en zonas localizadas del suelo puede mejorar puntualmente una mejora de la nutrición férrica en estos casos se recomienda incrementar la nutrición amoniacal sobre la nítrica en la medida de lo posible.
 
           • Uso de fertilizantes
 
                    1. Inorgánicos: no es eficaz porque precipitan y solo vienen a incrementar el ya abundante hierro del suelo.
 
                    2. Acomplejantes: Serían moléculas, principalmente orgánicas, capaces de aislar al hierro de los agentes adversos del suelo. Se destaca el uso de quelatos naturales de efecto dudoso o irregular.
 
                   3. Quelatos sintéticos, como caso especial de los acomplejantes en que las uniones con el hierro son múltiples y de elevada estabilidad.
 
En la actualidad es el uso de quelatos sintéticos la forma más eficaz de corregir la clorosis y esto es así por su especial forma de acción, diferente al resto de los fertilizantes. Ya comentamos que en el suelo hay suficiente hierro, por lo que el agente quelante que lo acompaña es el responsable principal de su acción.
 
Los quelatos deben:

        1. Incrementar la solubilización del hierro.
 
        2. Transportarlo hacia la raíz de la planta.
 
        3. Ahí deben ceder el hierro.
 
        4. La parte orgánica del quelato debe volver a solubilizar más hierro. Es aquí donde el quelato actúa de modo bien diferente al resto de los fertilizantes.
 
Así por ejemplo un potasio añadido al suelo será aprovechado o no, pero un quelato no solo aportará el hierro con el que se aplica al cultivo, sino que puede aumentar el aprovechamiento del hierro nativo del suelo.

 También son muy útiles para aplicaciones foliares, ya que, de esta forma se independizan totalmente de los factores adversos del suelo. Además, por su estructura molecular encuentran una vía de entrada directa a los tejidos del vegetal solucionando la clorosis de manera más rápida y eficaz.

Teniendo en cuenta estas necesidades, tanto de la horticultura como de la producción de plantas ornamentales,  Fertilizar IQ S.R.L.  ofrece como solución su producto Ferriliq. Este quelato de hierro líquido desde hace 15 años muestra excelentes resultados en el mercado argentino de producciones intensivas tanto en aplicaciones foliares como agregado al suelo.
 
Fuente:
Dto. Química Agrícola Universidad Autónoma de Madrid. 
Manual Internacional de Fertilidad de Suelos.
 
Ing. Agr. Damián A. Ponari
Matrícula N° 2-0482
 
< VOLVER